El embarazo bioquímico

Resultado de imagen para embarazo

El embarazo bioquímico es la interrupción temprana del desarrollo del embrión. Microaborto o aborto bioquímico también son dos términos que se utilizan para hacer referencia a este fenómeno.

El embarazo bioquímico se puede originar tanto después de un embarazo natural como tras un tratamiento de fecundación in vitro. Sus síntomas, en ambos casos, son los mismos.

El embarazo bioquímico tras la Fecundación in vitro

Aunque se crea que el microaborto pueda ser consecuencia directa del tratamiento de fertilidad, lo cierto es que la tasa de aborto bioquímico es de tan solo el 8%. Tasa equiparable a los casos en que se da el embarazo bioquímico en una gestación natural.

Lo que sí sucede es que en la mayoría de casos, el embarazo bioquímico pasa desapercibido, y las mujeres lo confunden con la regla.

Pero, ¿cuándo se sabe que una mujer ha tenido un microaborto? Los expertos explican que cuando se da positivo en la prueba de embarazo, pero pasan los días y la cantidad de beta hCG no se incrementa como debería, existe alta probabilidad de encontrarse ante un embarazo bioquímico.

Los síntomas del embarazo bioquímico

Lo cierto es que debido al poco tiempo de gestación, son muy pocos los síntomas que se tienen a causa de un embarazo bioquímico. Estos son los más comunes en las mujeres:

  1. Sangrado vaginal de un color rojo que dista del habitual.
  2. Dolor de espalda y posibilidad de padecer pequeñas contracciones.
  3. Dolor abdominal, muy parecido al sufrido a causa de la menstruación en algunas mujeres.
  4. Se pueden expulsar coágulos con la regla.

Cuando se detecta este tipo de embarazo, no es necesaria medicación. El ciclo menstrual podrá sufrir algún retraso, pero acabará por desarrollarse de forma normal si el proceso no tiene complicaciones.

En definitiva, acudir al ginecólogo es de vital importancia para asegurar la salud de la mujer, y comprobar que la gestación del embrión va sobre ruedas.

Deja un comentario